Cinco consejos para dormir mejor en los meses más fríos

Estamos en pleno invierno en el hemisferio norte y justo en este año 2017 que comienza, el frío se está dejando sentir, incluso en los lugares caribeños.

Es notorio en estos meses que ante temperaturas frías y la falta de luz solar sea un tanto difícil encontrar una buena razón para dejar el calor de la cama. De hecho, como no ves la luz solar, lo que deseas es seguir durmiendo calientito, ¿cierto?

Bueno, no eres el único que padece de este “mal”, de hecho es mucho más común de lo que se cree, ya que de acuerdo a un estudio hay más de tres millones de casos de trastorno afectivo estacional cada año, tan solo en los Estados Unidos.

Ante el clima no podemos hacer mucho, pero sí existen cosas simples que podemos hacer para obtener una mejor noche de sueño durante estos meses de invierno que se presumen fríos.

Comencemos entonces con las sugerencias:

Lo primero es acondicionar de la mejor manera tu espacio o dormitorio. Debes asegurarte de que tu dormitorio sea un entorno que promueve el descanso y que éste sea de calidad.

Por ejemplo, usar un protector de colchón de alta calidad y un protector de almohada es un buen comienzo para limitar el polvo, los ácaros del polvo y otros alérgenos que pueden mantenerte despierto por la noche.

Los filtros de aire, ya sea como parte de tu sistema de calefacción también deben estar limpios y en buenas condiciones.

Verifica que tu colchón sea lo suficientemente cómodo. Si ya tiene sus años, definitivamente requieres hacer cambios. Así que aprovecha la temporada y busca una venta de colchones para renovar el tuyo.

El siguiente tip se enfoca en usar ropa de cama de alta calidad, esto porque la calidad en el tejido de las sábanas puede hacer una gran diferencia. En mi caso, no consigo conciliar el sueño si tengo frío, por lo que el usar, por ejemplo, sábanas de franela hacen la diferencia al proporcionarme más calor.

Pero ojo, si éstas no son de calidad, pueden no ofrecerte el calor que buscas o por el contrario, darte mucho calor, lo que también puede afectar negativamente a tu calidad de sueño.

El tercer consejo es realizar un ejercicio ligero antes de ir a la cama, ya que podría ayudarte a dormir mejor por la noche.

Por ejemplo los ejercicios de yoga, el estiramiento u otro ejercicio antes de acostarse pueden ayudar a que tu ritmo circadiano disminuya.

El cuarto consejo te invita a pasar un poco de tiempo fuera de casa. Sabemos que el frío te invita a no salir o evitar el hacerlo precisamente porque hace frío.

Sin embargo, el acceso limitado a la luz solar puede hacer que tus niveles de vitamina D disminuyan, lo que puede aumentar tu somnolencia durante el día. Además, la falta de luz puede hacer que tu cuerpo produzca más de la melatonina química, que puede hacer que te sientas cansado y lento.

Así que cuando sea posible, realiza un rápido paseo en momentos en que la luz del día sea brillante.

En el quinto consejo vamos hablar de los trajes de noche… claro está que me refiero a las pijamas o ropa para dormir.

Si eres de los que buscan el tener una ropa de cama calientita, de tela suave o seas de las personas que disfrutan el roce directo entre la piel y las sábanas, es importante entender que entre mejor sea la calidad del tejido, mejor será tu descanso y, definitivamente en los meses fríos, más vale dormir con alguna ropa ligera, aun cuando no sea muy de tu agrado.

Related posts