Después de morir

¿Qué sucede después de morir? Es la pregunta que todo el mundo se hace cuando gusta de estos temas o cuando ha perdido a un ser querido y desea saber dónde está. Este es uno de los temas más complicados que existen, no es como si estuviéramos hablando de venta de sillas plegables, y aunque es un tema que nadie quiere tocar: por miedo, por atraer a la muerte o por lo que quieras, es algo que indiscutiblemente nos va a pasar a todos.

La tanatología dice que donde tú creas que van los muertos es donde están. Si tú crees que después de morir ya no hay nada, está bien; si piensas que van a cielo junto a Dios, también está bien; y si lo que crees es que se van a otra dimensión, también está bien. En la tanatología no hay ni bien ni mal, sólo hay.

Pero eso no deja de lado que teorías, historias y demás estudios salgan siempre a la luz. Algunas que ya conocemos y otras demasiado increíbles que podrían ser verdad.

Algo que caracteriza a las historias que hablan sobre las almas que viajan al cielo es el vivir en un lugar como de cristal donde aprendes de tus errores, te enseñan valores y sentimientos humanos, purificas tu alma para que puedas nacer nuevamente. El libro Francesco escrito por Yohana García retrata lo que acabas de leer. En él cuentan la historia de Francesco un hombre que al morir llega como a una ciudad de cristal donde conoce ángeles que le enseñan el amor, el trabajo, la felicidad y los sueños; pero además le muestran sus errores y el cómo hacerles frente. Todo esto para que cuando esté listo pueda renacer y volver a vivir.

Este tipo de historias o “teorías” hay muchas pero recientemente se ha descubierto una nueva forma de ver la muerte y de ver a Dios. Todo tiene que ver con los agujeros negros, el tiempo y el espacio. Fon Ramos, titulado en electrónica de comunicaciones, nos dice que en estos agujeros no existe ni el tiempo ni el espacio y que cuando el cuerpo muere se mueve a través de la velocidad de la luz, esto hará que la materia se vuelva energía donde viajará a un lugar en el universo en donde no existe el espacio-tiempo y en el interior de los agujeros negros no existe ni espacio ni materia, sólo energía, energía que se mueve que entra y sale.

Esta teoría no quiere decir que viajemos a los agujeros negros cuando nuestra vida termine, sino que nos convertiremos en energía que vivirá en un lugar, no sabemos cuál, en donde no existe ni el espacio ni el tiempo y, para reafirmar un poco más esta teoría, se dice que en el cielo, ahí donde habita Dios, no existe el tiempo-espacio, entonces podríamos resumir que, al morir sí vamos con ese ser supremos, pero no como lo conocemos, sino como un lugar en el universo donde existe energía y donde ni el tiempo, ni el espacio, existen.

Related posts