Uber vs taxis del Estado de México

Esta es una pelea que nunca va a terminar y que se ha intensificado con el pasar del tiempo, Uber contra los servicios de taxi del Estado de México, que sueles ser los que están organizados por sitios, no como en la Ciudad de México que hay tanto de lugares establecidos como los que circulan por la ciudad tomando pasaje y cobran por taxímetro. Después tomar un servicio de sitio y pasar por una zona de renta de oficinas se me ocurrió escribir esta publicación, en la que sólo quiero comparar al servicio de aplicación contra los sitios en dicho estado, y vamos a ver los aspectos positivos y negativos de cada uno de ellos. Perdón por excluir a los de la CDMX, pero quería minimizar el rango de comparación.

Empecemos por los precios. Pero antes es bueno comentar que Uber ya tiene la posibilidad de pagar en efectivo los viajes que se tomen en el Estado de México, sin importar a dónde vayas. Ahora sí, los costos. Este es un tema muy variable, primero porque en Uber la tarifa puede ser muy variable dependiendo si hay dinámica o si el tráfico está terrible y haces más tiempos del que calculó la aplicación, por eso a veces el mismo viaje te puede costar 65 pesos un día, otro 85 y hasta 100 en otro. Caso contrario a los taxis, que ya tienen sus tarifas establecidas, por lo que ese mismo viaje te costará siempre 80 pesos, así que es un volado saber si ese día te conviene más Uber o pedir un coche del sitio.

Generalmente cuando pides un taxi de sitio, estos llegan rápido, pues están cerca de tu casa y conocen el lugar al que van; caso contrario a los choferes de la aplicación, quienes auqnue estén a tres o cinco minutos de tu hogar o del lugar al que los pediste, pueden tardarse el doble o el triple, ya que algunos no saben seguir bien las indicaciones de Waze o de Google Maps y se meten por calles equivocadas, por lo que tienen que dar más vueltas y es estresante ver el vehículo moverse en la pantalla de la aplicación sin rumbo.

Sin duda la comodidad es un punto que está completamente inclinado a los Uber, pues los vehículos que manejan son del año o años recientes y suelen traerlos muy limpios. Por lo que dormirte es una posibilidad muy grande, a menos que no confíes en las aplicaciones guía y no quieras que tu conductor vaya a dar más vuelta sólo para cobrarte más. En cambio, muchos de los taxis de sitio son carros viejos y algunos los traen en mal estado, por lo que puedes ir apretado y un poco incómodo, pero también tendrás la tranquilidad que el chofer no necesita de una aplicación para llevarte a tu destino, a menos que te lo pregunte.

La ventaja de las aguas se terminó en los Uber, pues ya muchos o quizá la mayoría no las llevan. Pero aún tienen la posibilidad de cargar tu celular con su cable USB o ponerte tu música favorita para hacer más amenos el servicio. Aunque creo que si de hacer ameno el trayecto se refiere, las pláticas de los taxistas de sitio suelen ser muy interesantes, algunas.

De la seguridad no quiero hablar porque es un volado, ya que tanto en Uber como en los servicios de taxi de sitio han salido a la luz noticias de violaciones, secuestros y asesinatos.

Related posts