Utiliza decoraciones que te ayuden a que tu sala de estar sea el lugar más acogedor de la casa

Sucede un fenómeno extraño cuando las temperaturas desciende con la entrada del otoño y próximo invierno.

Es como si de repente necesitaremos todas las mantas, todas las botas, todos los suéteres de punto, todas las cosas de otoño, en este momento.

Y en su lugar, guardamos nuestra ropa de verano a cambio de cosas un poco más cómodas y acogedoras.

Entonces, ¿por qué no llevar la tendencia a nuestra casa, comenzando por la sala de estar, con ajustes como el uso de alfombras, mantas tejidas, luz cálida y aromas dulces?

No hay como aceptar y ajustarse al cambio de estación con estas decoraciones totalmente hogareñas. Veamos entonces qué podemos hacer:

Si tienes pisos de madera entonces coloca una alfombra súper suave y esponjosa con algodón la cual puedes hacer tu misma… la idea es que se sienta alcolchada y que brinde calor.

Definitivamente necesitarás una manta (¡o tres!) para “evidenciar” que ya está aquí el otoño y el invierno.

Puedes agregar fácilmente detalles de pompón a cualquier manta de tu elección. Al ser una época en donde comenzarán a llegar las visitas, es ideal que cuentes con una manta adicional para ellos.

Nuevamente, puedes comprar unas o definitivamente te aliento a que las hagas tu misma.

Preparemos ahora tu sofá añadiendo algunas almohadas de piel artificial lo que le dará ese toque elegante.

Ahora que si quieres un lugar mucho más acogedor… visita la venta de sofá camas para hacerte de uno nuevo para las fechas próximas y que además te sirva como una cama extra.

Siempre contar con un puf para descansar los pies o como asientos adicionales para cuando haya invitados o incluso como una mesa de centro (¡simplemente coloca una bandeja circular en la parte superior!), hará que tu sala sea un lugar en donde realmente desees descansar.

La luz es un elemento tan importante para cualquier espacio acogedor.

Puedes hacer unas luces de cadena de eucalipto para traer tonos cálidos extra y un toque de vegetación durante los meses más fríos. Puedes encontrar varias ideas en Internet que vayan de acuerdo a tu gusto y estilo de casa.

Del mismo modo, las velas son una necesidad absoluta para el otoño y el invierno.

Toma algunas velas asequibles (perfumadas o sin perfume) y haz un juego de candelabros con cemento y un contenedor de Pringles… hacer este trabajo con elementos de reciclaje es sencillo, rápido y econónmico.

Ningún espacio habitable estaría completo sin un poco de cuero. Al menos eso es lo que me gusta pensar.

Haz que una silla especial tenga cojines de cuero para acompañar tu sofá ya acogedor.

Agrega texturas naturales y maderas claras a tu espacio, esto lo hará sentir cálido pero no lúgubre. Intenta hacer un conjunto de mesas laterales rodantes con tocones de árbol para que tus invitados y tu tengan un lugar para las tazas de café.

Si tienes la suerte de tener una chimenea, no será difícil tener tu sala de estar lista para las estaciones más frías.

Si no cuentas con una, utiliza un detalle arquitectónico como punto focal dentro del espacio para brindar la impresión de ese calor de hogar.

Crea entonces una fachada imitando a una chimenea y ¿sabes qué? la puedes hacer tu misma… desde usando cartón hasta solicitando abedul por Amazón, ¿genial, no?

Related posts